En la actualidad la mayoría de las personas llevan una dieta muy alta en carbohidratos. De forma simplificada el cuerpo humano tiene el siguiente sistema para la obtención de la energía que nos hace funcionar diariamente:

-El azúcar (carbohidratos), es el recurso más rápido de energía. Éste se convierte en glucógeno y es la reserva que usa  tu organismo para esfuerzos fuertes y explosivos así como para esfuerzos sostenidos durante mucho tiempo. 

-La grasa es el recurso más lento, tu organismo lo utiliza como fuente de energía en actividades menos exigentes (caminar, trotar, etc.)

Lo que debes tener claro al momento de tu dieta, es que tu cuerpo sólo puede almacenar una pequeña cantidad de carbohidratos de forma que estén listos para usarse como energía rápida (debido a que tu cuerpo está diseñado para vivir en un ambiente en el que había muy pocos carbohidratos).

De esta forma cuando te levantas por la mañana y te tomas un café con una magdalena o unas galletas ya llenas tus reservas de “azúcar”. El resto de carbohidratos que consumes son convertidos en grasa que es almacenada en tu cuerpo para usar como energía en el futuro.

Nuestros ancestros sólo comían plantas y animales  y  esporádicamente, debido a que no tenían un aprovisionamiento constante de alimentos como tenemos hoy en día, por eso el ser humano se adaptó a almacenar energía como grasa para usarla como energía en tiempos de escasez. Así mismo actualmente la mayoría de personas al comer diariamente excesivas cantidades de carbohidratos almacena mucho más grasa de la que gasta, por lo que llevando una dieta adecuada puedes cambiar esto y que este sistema juegue a tu favor, manteniendo un nivel óptimo de grasa corporal y estabilizando tu apetito y niveles de energía.

 

Fuente: Estilo Paleo

Comenta con Facebook